El futuro de los negocios después de Covid -19

Empresas-rsc-co2

El futuro de los negocios después de Covid -19

El futuro de los negocios después de Covid -19 640 368 Climatetrade

Esto también pasará y entonces ¿Cómo será la vida tras esta pandemia que azota al mundo entero?

Evidentemente, las primeras acciones que se tomarán van a estar relacionadas con reactivar la economía y recuperar, en la medida de lo posible, la normalidad.

Sin embargo, esta crisis sanitaria nos deja tantas secuelas como lecciones de aprendidas… Ahora es el momento de aprehenderlas para reconstruir nuestro futuro.

Las personas, empresas y los gobiernos debemos de hacer de esta situación una palanca para innovar en las diferentes industrias y en el bienestar general.

El COVID-19 nos ha demostrado que el mundo no está preparado para situaciones tan excepcionales como esta, situaciones que pueden surgir de la noche a la mañana, que en cuestión de semanas ha paralizado al mundo entero. 

Pero ¿Cómo adelantarnos a estos acontecimientos? Debemos de considerar aquellos factores que influyen directamente en generar o agravar situaciones de crisis.

El mejor ejemplo es el cambio climático que, sin lugar a duda, más que un factor determinante, es una gran crisis en sí.

Puede parecer poco apropiado pensar en la sostenibilidad a largo plazo en estos tiempos de crisis, pero la realidad es que, si no tomamos medidas urgentes de inmediato, no podremos garantizar el inicio de otra.

Tras la pandemia, gobiernos, empresas y ciudadanos recuperarán la lucha contra el cambio climático y, aunque sabemos que se avecina una recesión económica, las empresas que no sean sostenibles pueden perderlo todo. 

Debemos trazar una estrategia empresarial más futurista, colaborativa y abierta. Manejar escenarios más o menos apocalípticos con planes de contingencia. 

El reto es mantener una mentalidad de creación de valor a largo plazo y a su vez, tener la agilidad necesaria para adaptarse a un día a día disruptivo.

Otra realidad que ha evidenciado el Coronavirus es el hecho de que la economía es frágil y que debemos de ahorrar en todos los aspectos, especialmente en aquellos que tienen que ver con los recursos naturales, pues como se ha visto, son un arma de doble filo ante situaciones de crisis y siempre que tengamos stock suficiente, podremos utilizarlos a nuestro favor. 

Evidentemente, la emergencia climática y la creciente desigualdad social se agrava aún más ante esta situación. Hoy más que nunca es imprescindible seguir trabajando para lograr los objetivos de la Agenda 2030 por un mundo más justo y sostenible. 

¿Estaremos mejor preparados para responder a la emergencia climática y otros desafíos urgentes en materia de sostenibilidad como resultado de esta experiencia?